Fabricación Aditiva Metálica - Additive Manufacturing
Innovadoras Soluciones
 
Tecnologías de fabricación aditiva en metal

La fabricación aditiva proporciona una serie de ventajas que superan los beneficios de la industria tradicional, y la mayoría de los campos con procesos de fabricación han incorporado innovaciones como la impresión 3D, que aportan un alto valor añadido y que tienen un gran potencial de cara al futuro.

Desde sus inicios, a finales de los años 80, la fabricación aditiva con metales ha sido siempre una de las aplicaciones más demandadas, tanto por su capacidad para la creación de las máquinas y herramientas utilizadas en la fabricación, como para el mismo proceso de producción. Se aplica a través de diversos tipos de tecnologías, entre las que destacan:

  • Selective Laser Melting (SLM). 

La fusión selectiva por láser es una técnica que se inicia con la deposición de una capa de polvo metálico. Un láser incide en las áreas previamente seleccionadas produciendo la fusión y posibilitando la posterior solidificación. Este proceso se repite tantas veces como sea necesario hasta finalizar la altura del componente. 

Los metales empleados son principalmente tipologías de acero y aleaciones de titanio, níquel o aluminio. El resultado: geometrías complejas de gran densidad y con una resistencia similar a la de los métodos de fabricación tradicionales.
 

  • Electron Beam Melting (EBM).

Este proceso consiste en la deposición capa a capa de polvo metálico que se funde de manera selectiva por la incidencia controlada de un haz de electrones como fuente energética. La producción se realiza al vacío, y así se evita que el material fundido se contamine por la exposición a una atmósfera reactiva que pueda ocasionar la oxidación del material. 

El polvo metálico puede ser cualquiera dentro de una amplia gama de aleaciones, como las de cobalto, níquel o titanio, y supone la opción óptima para muchas aplicaciones en el sector médico (implantes ortopédicos o quirúrgicos).
 

  • Láser Cladding. 

Consiste en la fusión directa de polvo metálico proyectado sobre la superficie de un substrato, obteniendo una dilución mínima. Se utiliza principalmente para mejorar las características de una pieza ya tratada o para restaurarla. El polvo puede ser de origen cerámico o metálico, y su utilidad se emplea para dotar a las piezas de protección al desgaste o a la corrosión, así como para la restauración de moldes y matrices.

Los orígenes de la Fabricación Aditiva
La Impresión 3D (conocida técnicamente como Fabricación Aditiva o Additive Manufacturing) es un proceso por el que se crea un objeto a partir de un modelo 3D mediante la unión de materiales, generalmente una capa ...
¿Qué aporta la fabricación aditiva a la industria?
La impresión 3D de metal es considerada por algunos expertos como una revolución industrial gracias a sus ventajas. Actualmente se utiliza en la industria aeroespacial, en la del automóvil, en el sector médico y en ...
Fabricación aditiva para automoción
En Addimen centramos nuestra actividad en el diseño y fabricación de piezas metálicas mediante fabricación aditiva. Proponemos soluciones innovadoras para la creación de piezas metálicas complejas, prestando un ...
Fabricación aditiva sostenible
En los inicios de la fabricación aditiva no imaginábamos que llegaría a ser una tecnología capaz de revolucionar la industria. En un principio se trataba de una tecnología que aceleraría el prototipado rápido ...