Fabricación Aditiva Metálica - Additive Manufacturing
Innovadoras Soluciones
 
Los avances de la fabricación aditiva

Los métodos tradicionales de fabricación de objetos se basan generalmente en procesos sustractivos. Se parte de un material que se corta, se modela y finalmente se pule, o que se funde y se inyecta en un molde para posteriormente refinarlo hasta obtener un producto final. Todas las técnicas de fabricación tradicional conllevan una serie de procesos en los que se pierde material y se generan residuos, elevando costes. Además, requieren numerosos pasos que aumentan la posibilidad de errores en la cadena de producción y generan gastos de personal, energía, mantenimiento y funcionamiento de las instalaciones.

La fabricación aditiva o impresión 3D consiste en añadir capa a capa el material del que estará compuesto el objeto, basándose en el diseño original creado por ordenador. Esto minimiza en gran medida la generación de residuos y, además, permite una mayor flexibilidad en cuanto al diseño, ya que la misma máquina puede crear casi cualquier objeto tridimensional que quepa en su interior. En consecuencia, el impacto ecológico de la industria disminuye considerablemente, así como los costes de fabricación. Y en la mayoría de los casos se incrementa la rapidez con que se obtiene un producto final perfectamente acabado.

Uno de los mayores avances que ha vivido la fabricación aditiva es, sin duda, el desarrollo de técnicas que permiten utilizar nuevos materiales “imprimibles”. Se ha dado mucho bombo a los avances de impresión 3D de productos orgánicos, que de momento no tienen impacto en la industria de manufactura, pero las verdaderas innovaciones útiles han venido de la introducción de materiales como diferentes metales y polímeros avanzados de gran resistencia física y térmica.

Con los procesos de fabricación aditiva más precisos, es posible fabricar piezas y componentes necesarios para construir maquinaria de última generación. Un ejemplo de ello son los componentes para la industria aeroespacial que, una vez fabricados, pasan por un proceso térmico que estabiliza los enlaces entre las moléculas para conformar un producto que cumple las exigencias de esta industria en material de diseño, resistencia, dureza y durabilidad.

La fabricación aditiva en la lucha contra el coronavirus
La fabricación aditiva, también llamada fabricación por adición, es una tecnología de producción mediante la cual un material, como el plástico o el metal, es depositado capa a capa de manera controlada según un ...
Fabricación aditiva para “micropiezas” en metal
En Addimen centramos nuestra actividad en el diseño y fabricación de componentes metálicos mediante fabricación aditiva, y somos conscientes de las importantes ventajas que aporta esta tecnología frente a los métodos ...
Fabricación aditiva con metales
La fabricación aditiva con metales ha evolucionado rápidamente en los últimos años y, pese a ser una tecnología joven, tiene mucho potencial. En Addimen centramos nuestra actividad en el diseño y fabricación de piezas...
Los avances de la fabricación aditiva
Los métodos tradicionales de fabricación de objetos se basan generalmente en procesos sustractivos. Se parte de un material que se corta, se modela y finalmente se pule, o que se funde y se inyecta en un molde ...